CHAIRAS

Tanto en casa como en el trabajo las chairas o también llamadas brocas, son necesarias para mantener más tiempo el filo del cuchillo.

Sobre todo el profesional que usa el cuchillo una vez tras otra han de utilizarla y saber cómo hacerlo, vamos a explicar cómo usarla, los tipos de forma y materiales.

Cuanto menos afilado esté el cuchillo, más fuerza hemos de hacer, con ello destrozamos el alimento, pues lo chafamos más que cortarlo y tiene un peligro intrínseco y es que si nos cortamos nos hacemos más daño al apretar más. Así que mejor tener bien afilado el cuchillo, a fin de cuentas es nuestro instrumento de trabajo, nos evitaremos mermas, heridas y lesiones laborales. Y créanme, una vez te acostumbras a un cuchillo bien afilado cualquier otro les parecerá que no corta.

Vamos al lío, ¿cómo utilizar la chaira? Primero como cogerla, puede agarrarla por el mango con la mano izquierda, si usted es diestro, y pasar el cuchillo por encima de punta a punta, en un ángulo aproximado de 20º en el caso de un cuchillo de cocina o de carne ya que estos tienen corte liso. Los de deshuesar aproximadamente tienen un ángulo de unos 50-55º, primero por un lado y luego por el otro, no tenga miedo cuando el cuchillo se acerca a la mano, todas llevan salvaguarda y no corra, no es necesario.

Otra forma es agarrar verticalmente la chaira y apoyar su punta contra algo estable, como una mesa, ponga la parte de atrás del filo en la parte del mango de la chaira y la punta mirando arriba. Deslice el cuchillo con una ligera presión, no hace falta mucha, de arriba hacia abajo, del mango hacia la punta, en ángulo de 20º, es importante que afile alternativamente un lado y otro, para que no se desiguale el filo, dependiendo de lo desafilado que este, pase entre 5 y 10 veces por cada lado.

El filo se va desgastando con su uso, eso es normal, su ángulo de corte natural se agota y por eso un buen mantenimiento lo conservará más tiempo y retrasará el afilado por un profesional.

Evite cortar sobre el mármol de su cocina o sobre cualquier superficie dura, dañará el filo de su cuchillo, evite igualmente golpes en el filo y su chaira alargará su vida útil.

Pasemos a la forma, existen redondas, planas y ovaladas, principalmente busque la forma con la que mejor se sienta al afilar, más seguro, la medida ha de ser mayor que el cuchillo.

La forma, en definitiva, no importa en el afilado, es solo por comodidad y preferencia de cada usuario.

El material de su chaira puede ser de Acero inoxidable son las clásicas, afilan bien y son robustas, suelen tener estrías, grandes o finas.

Cerámica, afilan con suavidad, ideales para cuchillos delicados o si no desean gastar mucho el cuchillo, pero es delicada a su vez ya que se pueden romper.

Diamante, son fantásticas, afilan rápido, bien y fino. La pega es que al ser un recubrimiento, con el tiempo se desgasta, mejor comprar de calidad, así le durará más.

Cromo, también dan buen resultado y desgasta el cuchillo un poco menos, es recomendable para enderezar el filo.

 

Esperamos que este artículo sea de su utilidad y con práctica empiece a asentar su cuchillo usted mismo, eso sí, cuando ya no se pueda pasar más con buen resultado, es que su cuchillo perdió su ángulo y hay que volver a rehacerlo con la ayuda del afilado/vaciado de su afilador de confianza.