La conveniencia de utilizar Google Adwords

Miles de páginas web utilizan la herramienta que les proporciona Google para darles a estas publicidad. Al tratarse de un método sencillo y que no conlleva mucho trabajo, numerosas empresas que comercializan sus productos y servicios en Internet o que simplemente utilizan la red como medio de presentación han contratado los servicios de Google Adwords. Bien es cierto que para que Google acepte fijar los anuncios exige una serie de requisitos.

 

Este método de publicidad para páginas web funciona realizando una subasta automática donde la empresa que desea mostrar su anuncio paga por cada clic que los usuarios realizan en sus anuncios. Todo comienza cuando la compañía que va a publicitarse elige aquellas palabras clave con las que pretende que su anuncio sea mostrado cuando los usuarios busquen dichos términos, seguidamente debe crear el aviso publicitario y, finalmente, fija un presupuesto. Sin embargo no todo acaba ahí, sino que la empresa anunciante puede verse en la situación de que otras compañías también pujen por las mismas palabras, lo que ocurre en la mayoría de casos.

 

Cuando se de esa situación, Google se verá en la necesidad de elegir el orden de aquellos anuncios que quieran pujar con las mismas palabras y, para ello, tendrá en cuenta los siguientes puntos: 1. El precio que cada anunciante esté dispuesto a pagar por cada clic. 2. La calidad y optimización de los anuncios y de la página web. 3. Las extensiones de anuncios así como otros formatos de anuncios.

 

Y vosotros os preguntaréis, ¿cómo sabemos que la calidad de nuestro anuncio es mejor o peor que la de los demás anunciantes? Es sencillo, GoogleAdwords mide la calidad valorando aspectos como el número de clics que recibe una palabra con el número de veces que publica, la importancia del texto con respecto a lo que el usuario busca, el rendimiento y calidad del anuncio según el dispositivo para el que vaya dirigida la campaña, etc.

 

En cuanto a las extensiones de anuncios, se tratan de un tipo de anuncio donde se ofrece una información de carácter adicional, haciendo el anuncio más vistoso y atractivo para el usuario. Su configuración no implica que se muestren, sino que es Google quien decide si estas extensiones se muestran o no en función del rendimiento de la campaña. Estas extensiones no implican un gasto mayor y son diferentes las que se pueden seleccionar según las necesidades de la empresa anunciante: extensiones de llamada, de ubicación, de calificación, de aplicación, etc.